Irantzu Lekue seleccionada por Etxepare para realizar un nuevo proyecto en Argentina

La artista vasca desarrollará tres murales en Argentina: dos en Mendoza y otro en la Patagonia, en la ciudad de Neuquén 

 Artista invitada en la Cuarta Bienal de Arte de Neuquén, en la sección Museo a cielo abierto

GASTEIZ. Hace tres semanas que la artista contemporánea vasca Irantzu Lekue clausuró la exposición “solo” en la Galería Govedarou de Salónica en Grecia. Hoy parte de nuevo: con destino a Buenos Aires. Lo hace tras ser seleccionada con su proyecto  por Etxepare Institutua: el instituto para la difusión del arte vasco en el exterior. El jurado apostó por la propuesta “Zortziko” donde Lekue aborda la “Construcción – De-construcción” de identidades. El proyecto propone construir, de forma colectiva, relatos formados a raíz de diversas entrevistas y testimonios de personas que de alguna forma tienen un vínculo con la diáspora vasca, para de ese modo, de-construir tópicos y construir relatos vivenciales de experiencias reales.

“El proyecto se basa en la investigación documental, la interdiscilplinariedad y la hibridación artística para retratar y actualizar un mosaico de vivencias”, afirma. Lo hace uniendo bertsolarismo, danza contemporánea, relatos y herramientas digitales, comunicación oral, acuarela y narrativas visuales no lineales a través del muralismo.  “Voy a partir de conceptos como Tiempo, Lugar identidad para construir narrativas visuales no lineales en torno al Zortziko”, ha explicado.

 

Haikus visuales

Para ello ha buscado inspiración en el “Haikú” japonés -uno de los pilares de la poesía japonesa- y en su traducción a los haikús visuales por parte de creadoras orientales. El proyecto ahonda en la historia del ritmo que tradicionalmente han utilizado los músicos y bailarines (dantzaris), los poetas o bertsolaris, e incluso los compositores vascos. Utilizando así la métrica del zortziko se creará una estrofa de 8 versos, que será interpretada a través de la danza y la pintura, mediante la fusión de lo tradicional con lo contemporáneo y generando una nueva secuencia narrativa. La alavesa permanecerá en el país latinoamericano hasta el próximo 24 de diciembre. Realizará así su primera obra en Mendoza, bajo la cordillera de los Andes. Después se trasladará hasta Neuquén, en la Patagonia. Allí la artista ha sido invitada a trabajar en la Cuarta Bienal de Arte de Neuquén, en la sección Museo a cielo abierto.

 

Día Mundial del Euskara

En su agenda figuran también visitas a diferentes galerías de arte y espacios artísticos además de talleres y charlas con la diáspora vasca. “El 3 de diciembre se celebra el Día Mundial del euskara y estamos dando forma a nuestra participación en el acto de la comunidad vasca en Argentina, en Mendoza”, ha añadido.

La selección para la realización de este proyecto coincide con la del pasado viernes cuando la artista alavesa fue seleccionada para presentar en el Palacio del Baluarte de Pamplona el proyecto que está desarrollando con la colaboración de Tecnalia. Lo hizo en el marco del 948 merkatua, el Mercado de las artes. Fueron más de 80 los proyectos presentados y sólo 12 los elegidos para ser presentados ante la audiencia. Uno de ellos fue precisamente El Trenico de Irantzu Lekue “que une arte y tecnología, arte y realidad aumentada” y que según señala “tiene aplicaciones muy interesantes en campos tan diversos como la historia, la educación o el turismo”.

Lekue vuela hasta Argentina tras concluir también la obra “Loreen abstrakzioa” que comparte con los pájaros de Jose Luis Zumeta y parte de los colores y formas que el artista utilizó para la creación de su instalación escultórica. Según indicó “he querido reinterpretar el interior de las flores. Las aves de Zumeta dotan al espacio de un contexto y yo he apostado por adentrar la obra en las profundidades de la tierra a través de las flores”. La intervención de Irantzu Lekue se unía así a las realizadas en Usurbil por grandes artistas vascos como Jose Luis Zumeta, Remigio Mendiburu, Alejandro Tapia o Iñaki Olazabal. El siguiente será Judas Arrieta.