Blog

Zuia acoge el último proyecto de Irantzu Lekue: un mural para tejer comunidad

30 vecinas y vecinos participan en la obra, que se inaugurará el próximo lunes en Murgia

Murgia, 27 de julio de 2018_ Tres semanas han empleado las vecinas y vecinos del valle de Zuia para crear un mural en el frontón Jai-Alai, bajo la dirección de la artista vitoriana Irantzu Lekue. Y el resultado es espectacular.

En palabras de la muralista, “el proyecto ha tenido muy buena acogida desde el principio y estamos muy contentos con todo lo que hemos vivido. Quiero agradecer su implicación al pueblo de Zuia. Y también felicitarle por el resultado. Quienes han participado, así como las personas que se han acercado estos días a verlo, nos han dicho que les ha gustado mucho. Yo estoy orgullosa, porque es para todas ellas”.

Los ejes de esta iniciativa, impulsada por el Ayuntamiento de Zuia, han sido precisamente la participación ciudadana y la transformación social. Con el hilo conductor del arte, el euskera, el género y las tradiciones. El muralismo de Lekue aspira a mejorar el mundo, por dentro y por fuera. Y también a crear y a tejer comunidad. Así, a través de un proceso propio, la artista y el pueblo de Zuia han trasladado a la fachada del Jai-Alai varios símbolos de su pasado y presente. Entre otros, un niño y una niña, una mujer ordeñando una vaca, un puente, una bolera, un panal de abejas, un hayedo y la cruz de Gorbeia, ¡cómo no!

Las imágenes se esconden aún tras los andamios.

Irantzu Lekue llevará el «muralismo para la transformación social» al mayor encuentro de centros culturales no gubernamentales de Europa

TEH85 reúne bajo el auspicio de ZAWP a más de 90 entidades europeas en un espacio compartido de trabajo y filosofía

Serán tres los días de networking, conferencias, debates y talleres en los que participará la artista vitoriana. El mural de 15 metros de largo por cuatro de alto se inaugurará el sábado
BILBAO. Los más de 90 centros culturales no gubernamentales integrados en Trans Europe Halles (TEH) han elegido Bilbao para su encuentro anual TEH Conference 85, que se celebra en la ciudad del Nervión del 23 al 27 de mayo próximos. Allí se encuentra la artista y muralista vitoriana Irantzu Lekue quien está desarrollando un mural de 15 metros sobre la ría de Bilbao. «El mural repara en la memoria del lugar, un espacio en transición con una vasta historia que tendrá como lienzo un muro muy degradado de la Calle Olagorta. Relatará la tradicional actividad portuaria del lugar y tiene como objetivo el de realizar un pequeño homenaje a Bilbao», ha explicado. Una iniciativa que ha apostado también por renovar la degradada señaletica de la zona y que según han indicado fuentes de ZAWP «será gratuita para los talleres de la zona». 
 
La muralista y directora de ARTgia sorgune & aretoa ha explicado que se trata de «un mural que servirá de conexión entre la teoría y la práxis» para las dos charlas que ofrecerá en las jornadas dirigidas por ZAWP. Según ha explicado, «la idea es poner en práctica el concepto de learning by doing. Interiorizar el concepto mientras se lleva a cabo la acción», subraya. «Vamos explicar nuestras técnicas de participación ciudadana y nuestra apuesta por mejorar los entornos estética pero también socialmente, creando puentes y utilizando el arte como vehículo para la transformación social». Irantzu Lekue ha explicado que desarrollará estos conceptos valiéndose de la experiencia «y nivel de conceptualización» adquiridos en marzo en Ginebra, durante su estancia en la sede de las Naciones Unidas junto a Unesco Etxea hasta donde acudieron seis artistas vascas acompañadas por la directora del centro, Arantzazu Acha. «Llevamos mucho tiempo trabajando la transformación social junto a diferentes agentes culturales y educativos, apostando por crear un nuevo ecosistema cultural que valora el arte por el arte y que apuesta además por utilizarlo como vehículo, como herramienta. La estancia en Ginebra ha supuesto un salto cualitativo, un enorme paso adelante en la definición del muchos proyectos, entre ellos, el de los murales para la transformación social». «Que el TEH85 se celebré en Bilbao supone una oportunidad para crear sinergias con otros proyectos europeos con los que tenemos muchos puntos en común y para seguir trabajando desde lo local con perspectiva global», ha explicado la directora de ARTgia sorgune & artera. 

Espacio en transición
Lekue ha explicado el especial interés del proyecto que está desarrollando en Bilbao desde el domingo ya que está trabajando «en una zona en transición como la península de Zorrozaurre, en Bilbao» desde la que se han impulsado proyectos y generado empleo en espacios industriales en desuso y que a finales de 2018 comenzará a desaparecer como parte del proceso del Master Plan vigente. El master plan del proyecto fue diseñado por la prestigiosa arquitecta Zaha Hadid y supone la transformación de la península en una isla. Bajo el auspicio de ZAWP, Bilbao acoge la TEH Conference 85, un espacio para compartir lo aprendido y aprender de otras experiencias. Durante el encuentro se abordará la naturaleza transitoria de los centros culturales y proyectos no gubernamentales que marcan el paso en Europa.

Eduard Miralles, presidente de Interarts, inaugurará este encuentro de más de tres días, que estará precedido por dos sesiones de capacitación en modelo de negocio y desarrollo de centros culturales no gubernamentales, titulado Factories of Imagination. Junto al experto, han confirmado su asistencia en un larga lista de nombres que crece día a día: Augusto Paramio, coordinador del programa Cultura, Europa creativa; Ainhoa González, de Zineuskadi; Emelie Storm, de la sueca Röda Sten Konshall; Aysegul Sonmez, de la turca Sanatatak; Francesco Campagnari de la italiana Interzona o Elisabeth Wulff-Werthner de la alemana Zentralwerk.
En paralelo a los workshop del programa, TEH 85 celebra una serie de actividades transversales como las noches de flamenco y jazz, juegos y el ciclo de cine documental La ciudad sí es para mí, realizado en colaboración con Zinebi. Tanto el eje central del programa como sus colaterales están abiertos a todo tipo de público.

Un primer año para crecer

Con Judimendi como punto de referencia no sólo geográfico, el proyecto de ARTgia dio sus pasos iniciales hace doce meses, tiempo en el que exposiciones, actividades, jornadas y programas de ayuda a artistas se han ido dando el relevo.

No son muchos pero sí significativos. A lo largo de esta crisis, que tanto sigue golpeando al sector cultural, Gasteiz ha asistido, en distintos barrios, al nacimiento de determinadas apuestas realizadas desde lo privado, centros de creación y difusión que, con sus características propias y diferencias entre sí, están consiguiendo que tanto la ciudad como el territorio no se vean abocados a la parálisis que ha caracterizado en estos años buena parte de la acción pública.

“Desde hace un año he dejado de ir a conciertos, obras de teatro… bueno, a casi todo. No tengo tiempo”, sonríe la artista gasteiztarra Irantzu Lekue. Lo hace entre las paredes de ARTgia, proyecto que ella misma puso en marcha hace doce meses desde la calle José Lejarreta con un cuádruple objetivo: el apoyo a los procesos creativos en cualquiera de sus fases: el trabajo en pro de los jóvenes, las mujeres y el euskera en la cultura contemporánea; el encuentro entre disciplinas y su posible fusión; y la relación estrecha con Judimendi dentro de la apuesta por enfatizar la cultura en los barrios. 

“Estos meses han sido una aventura”, una apuesta sostenida en un modelo de gestión con una doble vía, tomando como ejemplo experiencias parecidas en Europa. Por un lado, está la sala en sí, “donde proponemos generar exposiciones, mostrar el trabajo de artistas, difundirlos y, en paralelo, generar diálogos e hibridación entre proyectos, intentado darles una continuidad para que no se queden aquí y puedan tener otras salidas”. En este punto, además, se enmarca el trabajo en el “ecosistema cultural”, en la relación con el entorno geográfico, que se ha plasmado de manera más palpable en la celebración del primer Sugar Kultur Fest. Por otro, está el camino desarrollado dentro del muralismo para la transformación social y la realización de instalaciones artísticas. Todo suma, también en lo económico, para conseguir mirar hacia el futuro. 

“Uno de los aspectos más complicados está siendo abarcar todo el trabajo que, desde la gestión, supone ARTgia”, explica la artista, que en este aspecto comparte responsabilidad con Iñaki Landa. “Estamos viendo cómo mejorar este punto”, sobre todo porque este año de experiencia les ha mostrado que “nos llegan muchas más propuestas que no son expositivas de lo que pensábamos al principio”. 

De todas formas, por si al espacio le faltaba algo, cabe recordar que también en este 2018 ha puesto en marcha dos líneas de ayudas a artistas. Por un lado, está EmART, destinada a fomentar la creación joven de las mujeres y cuyos tres proyectos seleccionados (los de Marina Suárez, Beatriz Perales y Sara Berasaluce) se están produciendo ahora para encontrarse con el público a partir de otoño. Por otro, está ARTgia da!, centrado en la visibilización de autores cercanos, que ya ha contado con Mario Paniego, que está mostrando ahora las producciones de Natalia Albéniz y que en octubre se completará con la exposición de Eduardo Alsasua. “Los artistas deben tener un apoyo tanto para la producción como para la difusión. Claro que es una apuesta económica y un riesgo pero merece la pena sacar una línea de becas”, que para este año cuenta con una aportación de INJUVE. De cara a 2019, con todo, la sala está evaluando cómo afrontar estas líneas de ayuda, sobre todo en el primer caso. Dependerá de las posibilidades de financiación. 

PRÓXIMOS PASOS Otra de las funciones de ARTgia, sobre el papel, es la de ser taller de Lekue, aunque esto está siendo bastante más ocasional de lo previsto. “Aprovecho en los montajes y desmontajes”, apunta al tiempo que asegura que “el día a día está siendo tan intenso que el tiempo se va volando. Parece que las obras para convertir aquel agujero negro en este cuadradito blanco fueron hace cinco años, no uno”. Jornadas que se suceden casi sin darse cuenta en un Judimendi “muy dinámico”, desde el que “nos gustaría mucho poder generar una residencia, traer gente de fuera, hacer intercambios de lo local con el exterior, para atraer propuestas de otros lugares.  

Tenemos propuestas para llevarlo a cabo con espacios con los que tenemos contacto en Burdeos, como es el caso, pero no es fácil”. Mirando al mañana también “me gustaría mucho contar con colaboraciones de otros profesionales relacionados con el sector artístico. Por ejemplo, estaría bien poder establecer relaciones con historiadores del arte para que puedan comisariar exposiciones”, así como seguir ahondando en la redes que dentro y fuera del País Vasco se están construyendo con salas y colectivos. 

Por supuesto, en este año se han ido cimentando relaciones con la comunidad artística más cercana, encontrando una “respuesta bastante positiva”. En este sentido, Lekue reitera que la diversidad de las propuestas, tanto en las formas como en los fondos, que recibe es el aspecto que le parece más destacable. “Desde el principio hemos querido que éste sea un lugar para la fusión de ideas y disciplinas” y en ello “tenemos que seguir incidiendo”. 

Todo ello para aportar como lo están haciendo otros espacios en la capital alavesa, desde el convencimiento de que “nunca es demasiado lo que hacemos, tenemos que hacer todavía más; hay que pelear más por mostrar la importancia que tiene la cultura en la sociedad” y por ello “ojalá aparezcan más proyectos como el nuestro o como otros” en una ciudad en la que la creadora detecta un “un alejamiento con respecto a lo cultural. Es un fallo que nos viene desde la educación. Sucede igual con el tema de género. En la educación, la cultura es de lo menos importante. Y creo que eso influye en el interés que la gente tiene después”. Aun así, “aquí hay muchas personas implicadas en lo creativo; tal vez, entre todos, deberíamos poder hacer un trabajo conjunto de difusión de los beneficios que tiene la cultura”. 

A ese objetivo, ARTgia quiere seguir sumando, para empezar, desde su agenda. Este primer curso se cierra con una docena de muestras y más de 40 actividades. “Lo mejor es que cada vez viene más gente que no conocemos. Estamos generando públicos nuevos y eso es muy gratificante”. 

Nace Neguko Arte Azoka mercado del arte contemporáneo de Vitoria – Gasteiz

Queremos visibilizar el arte Made in Araba y dar a conocer a las artistas además de crear puentes, nuevos vínculos entre las personas creadoras y las usuarias de cultura”, explica su coordinadora Kristina Urizarbarrena.

En esta primera edición del mercado participan 16 artistas alaveses. Comienza el viernes 1 de diciembre en Enebada! y se alargará hasta el 20 de enero en ARTgia.

GASTEIZ. La Galeria Enebada! y ARTgia sorgune & aretoa han unido sus fuerzas para promover un nuevo mercado en la ciudad. Neguko arte azoka nace en Gasteiz “para promover la compra-venta directa de arte y para visibilizar a las artistas locales”. “Un mercado que hacía falta”, según explica Kris Urizarbarrena, coordinadora de la muestra.

“La idea surgió hace unos meses pero permaneció en stand by hasta que conocimos a Eduardo Urra -responsable de la Galería Enebada!-. Hablamos y vimos que podríamos hacer algo juntos, desde dos barrios que no están en el centro de la ciudad”, explica Irantzu Lekue responsable de ARTgia sorgune & aretoa. “Fue entonces cuando apareció Kristina Urizarbarrena y nos propuso su idea, muy en la linea que habíamos hablado y… unimos nuestras fuerzas para hacerlo realidad. Trabajar la visibilización del arte desde los barrios, apostar por el contacto directo”, explica Urra.

La exposición será inaugurada este próximo viernes 1 de diciembre en la Galeria de Zaramaga y permanecerá ahí hasta el 15 de diciembre. Será entonces, a la clausura de esta primera fase, cuando comienza la muestra en ARTgia que se alargará hasta el próximo 20 de enero. “Los artistas expondrán diferentes obras en cada sala”, señala Urizarbarrena. “Queremos fomentar que las personas usuarias de cultura puedan acudir a ambas y que cada sala logre su propia atmósfera”.

En la muestra participan 16 artistas alaveses: Kristina Urizarbarrena -Kruzart-, Tania Guper, Eloisa Montoya, ines gonzalez de zarate, Irantzu Lekue, Txaro Arrazola, Txaro Marañon, Ana Merino, Ana Gandia, Ander Martínez, Katxarrismos, David Tavarés «Burugabe», Palet Jauna, Ernesto Knorr, Eduardo Alsasua o Nerea Lekuona. “Hemos querido alternar trayectorias muy conocidas y artistas consagrados con personas emergentes. Experiencia con juventud para lograr una muestra rica donde se puedan comprar piezas de diversos formatos”.

La muestra contará con obras de diferentes tipos y tamaños. “Abarca pintura, escultura, instalación, ilustración.. y hemos querido ofrecer piezas que se adapten a diferentes bolsillos para lograr que cuando pensemos en regalar algo a nuestros seres queridos pensemos también en piezas de arte”, explica Urizarbarrena. Así, proponen un cambio de concepto, “una apuesta porque la ciudadanía sea activo en el impulso del sector artístico del territorio”. ¿Y si en vez de regalar tantas colonias o calcetines regalamos arte producido en Araba? ¿y si comenzamos a reforzar y promocionar el arte local? – concluye Urizarbarrena.

Una pared que pinta otra historia

Judimendi inaugura hoy un mural de la joven artista lrantzu Lekue dedicado al  papel de las mujeres desde la mitología

El muro que rodea el parque de Judimendi luce desde hoy diferente. Un pedazo de pared negruzca, llena de pegatinas y su­ciedad, ha sido transformada en co­lorida y reivindicativa obra de arte. Con sus 45 metros de largo, el nue­vo mural cuenta a los caminantes de la calle Federico Baraibar el pa­pel de la mujer en la historia. Aun­que terminado hoy, los vecinos de la zona llevan semanas admirando el proceso de creación de la obra he­cha realidad gracias a la convocato­ria Haziak del departamento de Ju­ventud del Ayuntamiento. Recién secadas las últimas pinceladas, el resultado será presentado a las 13. 00 horas en ARTgia, el espacio de crea­ción y exposición situado en el nú­mero 41 de José Lejarreta.

Atauri recupera su puente con el mural participativo de Irantzu Lekue

El puente cayo tras vencer con el peso de un camión cargado de cerdos. El pueblo alavés lo recupera con el mural de Irantzu Lekue en el marco del Atauri art

El certámen girará además por las localidades de Atauri, Korres y Maeztu. La presente edición ofrecerá circo, magia, muralismo comunitario con Irantzu Lekue y teatro

GASTEIZ. Del viejo puente de Atauri apenas quedan unas fotos. Del estratégico paso existen referencias escritas desde el año 1730. Versan sobre un puente de madera, que servía para cruzar, de orilla a orilla el rio Berrón. Unía, tejía el pueblo, a las faldas de la Peña “las cinco”. Fue en 1737 cuando el puente pasó de la madera a la robusta piedra. Una cambio de calado para el pueblo. Tanto que se convirtió en el elemento central de algunas de las fotos de esos días señalados en los que “el señor fotógrafo” acudía al pueblo.Una de esas instantáneas, datada en el año 1890, es la que la artista vasca Irantzu Lekue ha tomado como referencia para elaborar, junto con los vecinos de Atauri, el mural participativo Zubi bizia. Un mural que une dos conceptos importantes para el pueblo “el puente que quebró al paso de un camión de cerdos a principios de la década de los 90 y la vida, la cultura, lo que queremos para nuestro enclave, para la montaña alavesa”, explica Xabier Oribe. ”Es curiosa la historia porque se trataba de la última piara de cerdos que quedaba en en el pueblo y con ese viaje la casa, la última que quedaba con estos animales, quitaba los cerdos para siempre. El último viaje de los cerdos, nos dejó sin nuestro puente”, explica.

El proceso participativo para la elaboración del mural ha sido más sencillo que en otros murales ya que según explica Irantzu Lekue “en esta ocasión el pueblo tenía muy claro lo que quería. “Había acuerdo total”, explica. Junto con los vecinos de Atauri, pueblo de 25 habitantes y en el que han colaborado la mayoría en su realización se pusieron manos a la obra. Así han logrado establecer además nuevas relaciones y nexos de unión entre los habitantes de la zona con diferentes técnicas de participación ciudadana aplicadas al arte, “estamos muy contentas con el resultado y lo más importante: estamos reforzando que el arte sea el vehículo para reforzar los lazos de la comunidad: de las vecinas y vecinos de mendialdea». El mural finalmente ha adoptado elementos pictóricos propios del entorno que rodea al puente pero también a la cultura, en un claro guiño al Atauri art”, explica Lekue a quien le resulta especialmente interesante desarrollar proyectos artísticos fuera de los núcleos poblacionales grandes «donde construimos la cultura de lo pequeño a lo grande, de abajo hacia arriba. Y es eso lo que estamos haciendo, y esto hacen en Atauri. Utilizar el arte para crear comunidad e introducirlo en la vida diaria de las personas. En definitiva, mejorar el entorno para mejorar vidas».

En este proyecto Irantzu Lekue ha tenido que desafiar también algunos problemas propios del lugar como la climatología adversa y la humedad del lugar. «Se trata de un lugar húmedo y en cuesta. Por ello, hemos dado un tratamiento especial para sanearlo y que la pintura se fije como debe».

Con la inauguración del mural de Irantzu Lekue comienza la sexta edición del Festival Atauri Art . Será mañana 8 de septiembre cuando la cita eche oficialmente a andar pero las actividades que componen la presente edición han arrancado ya. Esta sexta edición de este evento une el teatro de calle, humor, el circo y el muralismo comunitario en un evento que, con el paso del tiempo, se ha convertido en un referente para la comarca de Mendialdea, compuesta por pueblos dispersos y poco poblados.

Así el mañana viernes 8 de septiembre el Festival arrancará con la actuación de la compañía de circo Funes Troup que ofrecerá el espectáculo Funes Van en Atauri. El sábado serán dos los espectáculos: el primero de la mano de la compañís Pez Limbo, quien llevará hasta Atauri Mamá Gallina. Después será el turno de Quique Montoya y su espectáculo de magia cómica Tornillo Magic Clown. El domingo 10 el festival seguirá con circo y teatro de calle. Lo hará con el espectáculo Txatarra de Malas compañías, también en Atauri. Tras unos días de receso, el domingo 17 de septiembre Atauri art llevará hasta Korres Baserriko Porrusalda o “la vida contada en una receta”, un espectáculo de Bapatean que servira para cerrar la primera fase de este festival.

Novedades

No sólo eso. Esta sexta edición del festival ha apostado por que la cultura no sea en Mendialdea “el sueño de una noche de verano” y se extienda también al otoño. Así Atauri art desarrollará este año actividades en octubre, noviembre y diciembre. El domingo 8 de octubre, Atauri acogerá la sesión de cuenta cuentos Ezberdin bezain eder de Nerea Ariznabarreta y Mariano Hurtado quienes realizarán además un taller. El 11 de noviembre será el turno del teatro sociopersonal con Exit de Compañía la que tú me haces. El 16 de diciembre será cuando concluya esta intensa edición del Atauri Art con el monólogo feminista Chica King Kong, en Atauri.

Serie Arnasa 01

El recién inaugurado espacio ARTgia Areto & sorgunea del barrio de Judimendi acoge desde el 14 de junio y hasta el próximo 14 de julio la exposición Arnasa 01 de la artista Irantzu Lekue. La muestra se compone de seis cuadros de gran formato que tienen como centro al Castillo Etxauzia de Baigorri “su historia y su entorno, su pasado, su presente y también su futuro, ligado al proyecto Etxauzia que ha nacido para revitalizarlo, como lanzadera de sueños e ilusiones”. Del castillo existen referencias desde el siglo XI y ha estado estrechamente ligado a varios acontecimientos de la historia navarra.

El proyecto comenzó con la estancia de Lekue en Baigorri, “con el contacto con sus gentes y con su entorno”. Así durante varios días desarrolló obras paisajísticas y figurativas del entorno de Etxauzia “reparando en el entorno, en las vistas de Etxauzia o en el pueblo desde las viñas que lo rodean”, explica Lekue. “Un marco idóneo para crear” del que emana la serie Arnasa 01 donde las obras están creadas en técnica pictórica mixta a través de una pincelada dinámica, “similar a la impresionista, que representa la fugacidad de la luz en el instante a plasmar in situ”.

La segunda fase del proyecto ha sido, en cambio, desarrollada en el taller de la artista. “La idea inicial era la de trasladarme a la costa para enlazar el interior con el mar, con el escenario de la migración de miles de personas de Zuberoa o la Baja Navarra a otros lugares y indagar en la conexión que realiza Etxauzia entre ambas”, afirma. Sin embargo, las constantes lluvias impidieron la ejecución de obra en el entorno natural y, de este modo, la obra formada por cuatro lienzos que forman un conjunto pictórico de 4 x 2 metros, “representa un mundo imaginario, proveniente de los sueños, surrealista, que unifica mar e interior a través de un castillo translúcido que alberga en él el encuentro de la diáspora, la historia del lugar, un pueblo y una cultura”.

Proyecto inspirador

Etxauzia o Etxauz fue propiedad de Harry d’Abbadie d’Arrast, asistente de Charles Chaplin, guionista y director de cine en Hollywood durante los años veinte y treinta del siglo XX pero, a día de hoy es propiedad de un matrimonio afincado en Miami. Los ciudadanos de la comarca están decididos a comprarlo y al proyecto se han unido escritores como Bernardo Atxaga, Harkaitz Cano, Itxaro Borda, Katixa Agirre o Marie Darrieussecq; cineastas, como Oskar Alegria, Aitor y Amaia Merino o Sylvie Garat; bertsolaris como Maialen Lujanbio, Miren Amuriza o Amets Arzallus; y artistas como Santos Bregaña, la propia Irantzu Lekue, Alicia Otaegui, Marga Berra Zubieta o Nerea de Diego. El científico Pedro Miguel Etxenike, los directores de teatro Fernando Bernués y Mireia Gabilondo, los dantzaris Jon Maya y Oier Araolaza, o músicos como el ex ‘Oskorri’ Natxo de Felipe, Mursego, Joserra Senperena, Joseba Tapia y Juantxo Zeberio.

La vocación de esta iniciativa apoyada por estos artistas es la de convertir el Castillo de Etxauz en un espacio expositivo interactivo sobre la propia historia del castillo, así como del patrimonio cultural navarro, mediante un programa de visitas multilingües, conferencias, exposiciones y excursiones. También en una mediateca, así como en un centro de archivos y de investigación genealógica. El proyecto también se adentra en otros ámbitos. Nace con la intención de convertirse en un «punto de encuentro entre los navarros y la diáspora vasca para promover los intercambios y los reencuentros, facilitar la investigación genealógica y ofrecer un lugar de acogida». En palabras de los responsables de la asociación, «queremos ser la madre de las euskal etxeas repartidas por todo el mundo». En este sentido, el servicio de genealogía que ofrecerá Etxauzia reviste especial interés para los vascos de la diáspora.

Para conseguirlo la asociación Etxauzia consiguió reunir más de 100.000 euros de 2.500 aportaciones en una primera fase de la campaña. Ahora y hasta septiembre, tratará de conseguir otros 400.000 que sirvan para abonar el adelanto de la compra del castillo y para poner en marcha el programa de actividades que acogerá el futuro centro ubicado en Baigorrri. Por de pronto, se ha marcado el objetivo que llegar a entre 15.000 y 20.000 donantes.

El Castillo de Etxauz está situado en un promontorio rocoso de Baigorri -a 36 kilómetros de Bayona-, ha pasado buena parte de la historia de la Baja Navarra de los últimos diez siglos. Aunque sus elementos más antiguos datan del siglo XI, «el castillo fue ampliamente reconstruido a finales de siglo XVI y el interior reorganizado en los siglos XVII, XVIII, y posteriori ente en el siglo XIX». Con una planta de 400 metros cuadrados, el castillo consta de dos plantas, más una bodega y una ganbara. Además, dispone de unas tres hectáreas de terreno que permitirían la celebración de actos al aire libre.