Irantzu Lekue lleva su “muralismo para la transformación social” hasta Ali con “Kakiturri”

El acto de inauguración ha servido como homenaje a Gregoria “Goya” Fernández de Landa y a Maritxu Paiueta “por su aportación al pueblo”. Ambas son protagonistas en el mural.

El nombre Kakiturri proviene del estado en el que se encontraba la fuente

GASTEIZ. La artista y muralista vasca Irantzu Lekue ha presentado su último proyecto en la Plaza de Ali – Ehari. Un lugar que mantiene la esencia de pueblo con dos sociedades gastronómicas, una bolera y un paisaje rodeado de “eras y portegaus”, parte del icónico paisaje alavés. Los años, en cambio, han cambiado el entorno y lo que antaño fueron “piezas o solares de labor” se han convertido en enormes edificios de histriónica arquitectura, explica Joaquín Landa, vecino de Ali “pueblo”. Uno de esos solares es el que ocupaban, por ejemplo, las vacas de Goya Fernández de Landa. “Paseaban hasta más adelante del Palacio, donde tenían una campa”, explican. Todo hasta que en los 90, la crisis y las leyes europeas obligaron a cerrar la mayoría de vaquerías del territorio, explican. Goya Fernández de Landa ha sido precisamente una de las homenajeadas en el acto de inauguración de este nuevo proyecto de Irantzu Lekue. Junto a ella se ha homenajeado también a Maritxu Paiueta “fundadora del Día de las mujeres del pueblo”, comenta Andoni Gomez, “Tazo”.

Paiueta y Fernández de Landa comparten protagonismo en un mural de más de 15 de metros de largo que versa sobre el pueblo de Ali. “Es curioso el sentimiento de pertenencia que existe aquí, a las raíces, al pueblo. En el proceso participativo el 95% de las aportaciones han girado entorno a sus tradiciones, a los valores. Básicamente creo que es un ejercicio de memoria colectiva. De saber de dónde viene el pueblo para definir hacia donde va. Decía Naomi Klein que hay que ir a las raíces, conocerlas, situarse en el mapa. Eso es precisamente lo que el pueblo de Ehari ha decidido hacer”, explica la muralista Irantzu Lekue. La obra junto con el equipo ARTgia -conformado sólo por mujeres- con la artistas Alba Tojo y Rebeca Urizar. Entre las tres han pintado esta enorme pared dentro del programa #GoraBrotxak que ha contado con la ayuda del programa de Juventud del Ayuntamiento de Vitoria – Gasteiz. “Estamos especializadas en desarrollar este tipo de proyectos que aúnan arte con participación ciudadana, perspectiva de género y euskara. Acciones donde sacamos el arte a la calle”, subraya Lekue.

Es la primera vez que se desarrolla un mural en el pueblo de Ali. “La pared estaba muy fea. Daba pena. La han saneado, pintado y han mejorado muchísimo la imagen al entrar al pueblo. Yo estoy muy contento”, explica Angel Zabala, vecino de Ali. Parecido opina Virginia Expósito quien subraya “la gran labor de las artistas y el resultado: es lo que queríamos. Han plasmado nuestras ideas, nuestro pueblo en una pared que estaba destartalada, que llenaban de pintadas y han convertido un no lugar en un sitio muy agradable” “Todo esto haciendo participes también a los niños que han ayudado en los inicios de un bonito mural que nos permite ver con perspectiva histórica y de género el pasado y presente del municipio”, añade Andoni Gomez “Tazo”, alcalde de Ali.

Naciones Unidas

Irantzu Lekue ha explicado que en Ali, “la idea ha sido la de poner en práctica el concepto de learning by doing. Interiorizar el concepto mientras se lleva a cabo la acción”, subraya. “Hemos puesto en marcha nuestras técnicas de participación ciudadana y nuestra apuesta por mejorar los entornos estética pero también socialmente, creando puentes y utilizando el arte como vehículo para la transformación social”, subraya. Irantzu Lekue explica que ha desarrollado estos conceptos valiéndose de la experiencia “y nivel de conceptualización” adquiridos en marzo en Ginebra, durante su estancia en la sede de las Naciones Unidas junto a Unesco Etxea.

Hasta allí acudieron seis artistas vascas acompañadas por la directora del centro, Arantzazu Acha. “Llevamos mucho tiempo trabajando la transformación social junto a diferentes agentes culturales y educativos, apostando por crear un nuevo ecosistema cultural que valora el arte por el arte y que apuesta además por utilizarlo como vehículo, como herramienta. La estancia en Ginebra ha supuesto un salto cualitativo, un enorme paso adelante en la definición del muchos proyectos, entre ellos, el de los murales para la transformación social y eso es lo que hemos aplicado en Ali, reforzando los lazos entre la comunidad y demostrando que este modelo se puede aplicar en ciudades como Bilbao, en pueblos pequeños como Ubide -de apenas 170 habitantes- o de un pueblo convertido en barrio y rodeado de enormes edificios donde conviven ersonas llegadas desde todos los rincones del planeta”.

Según explica, “cuando nos aproximamos a experiencias creativas nuestra mirada cambia y eso influye en como miramos el mundo; si somos más o menos empáticas; si estamos dispuestas a entender otras realidades…” Lekue señala también que “en la medida en que una persona aprende cosas, las transmite también a terceros. Y añade que tiene ganas de escuchar voces expertas, voces que vienen de otras realidades y que ponen en valor, en un contexto como el de las Naciones Unidas, el arte y la cultura”. A Ginebra acudieron las artistas y gestoras culturales Elssie Ansareo, Irene Basilio Intxausti, Irantzu Lekue, Leire Martínez, Jone Otero y Arrate Velasco. Acudieron al Consejo de Derechos Humanos de la ONU donde asistieron al 37º período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas.